English

EXPO ESLOVAQUIA 2007
EXPO VIENA 2006

BIOGRAFÍA
EXPOSICIONES
PROYECTOS ESPECIALES
NUEVOS CONCEPTOS
CONTÁCTAME

Pinturas Murales
Publicaciones
Otras Actividades




"Acuarelas y Tintas sobre papel, inspiradas en las teorías sobre el Agua del investigador japonés: Masaru Emoto"


"Por medio de la humectación del papel en un ambiente de concentración, armonía y música, aplico tintas de los colores que me inspiran en ese preciso momento y al fundirse con él, forman una infinidad de efectos que al secar, me sugieren todo un Universo de imágenes y mensajes sublimes".

Rafael Ortega


Mensajes del Agua, del Dr. Masaru Emoto, es el resultado de los trabajos de investigación procedentes del análisis del agua de diversos países y procedencias mediante la utilización de resonancia magnética.

Esto permite la observación del HADO (Energías sutiles relacionadas con la conciencia) y nos muestra con magníficas imágenes del agua cristalizada, obras de arte por sí mismas, influida por diversos factores como la música o la conciencia de las personas.

La obra Evidencia que los pensamientos y las emociones pueden alterar la estructura molecular del agua y nos hacen comprender la forma tan íntima en que están concetados los seres humanos y el Universo.

"Tradición y Vanguardia"

Técnicas Mixtas en Papel Amate

"Como una forma de recuperación de nuestras raíces culturales por medio de la utilización del papel de origen prehispánico en obras de corte modernista, pretendo dar vigencia al ancestral proceso de elaboración del papel Amate"

Rafael Ortega


Proceso Tradicional para la Elaboración del Papel Amate

El Papel Amate es hecho a mano con las fibras de la cortea del Árbol Amate, el cual es una especie de higuera que crece en la región montañosa de la Sierra de Puebla.

Este papel sólo se elabora en un mágico y escondido pueble en la sierra, llamado San Pablito Pahuatlán.

El proceso de elaboración del Papel Amate se remonta siete siglos atrás, desde la época prehispánica, cuando en las culturas mesoamericanas se utilizaba para pintar los códices narrativos de sus costumbres e historia.

El proceso de elaboración no ha cambiado desde entonces.

La corteza retirada de este árbol se pone a cocer durante cuatro horas en agua hirviendo con cenizas y cal para suavizarla. Posteriormente es separada en fibras y colocada en forma de cuadrícula sobre un tablón de madera agregando un aglutinante de origen natural con hojas de nopal y hierbas.

Las fibras son golpeadas con una piedra plana y alisada en movimientos circulantes para irlas uniendo entre sí hasta que forman una hoja uniforme sobre el tablón.

Por último, se ponen las hojas terminadas a secar al sol para después separarlas de los tablones y obtener el papel terminado.